APERITIVOS Y ENTRANTES

domingo, 21 de mayo de 2017

TARTA OREO


Llevaba ya tiempo sin publicar ninguna tarta, y hoy le ha tocado a ésta. Por fin después de muchos años, mi hijo ha cambiado de tarta en el día de su cumpleaños, siempre me pedía la tres chocolates, éste año se ha decantado por ésta tarta con galletas Oreo. Una tarta muy fácil, que hace las delicias de los amantes de éste tipo de galletas. Además la podemos preparar también en vasitos, una forma diferente de presentarla, que nos va a venir muy bien, para una mesa dulce, por ejemplo. De una manera u otra, una tarta muy rica; que todas las veces que la he preparado ha triunfado entre grandes y pequeños. 






TARTA OREO

INGREDIENTES:

400 ml. de nata 
300 gr. de queso de untar
1 tableta de chocolate blanco (75 gr.)
1 vaso de leche
2 sobres de cuajada
3 paquetes de galletas Oreo (150 gr. aprox.cada uno)
50 gr. de mantequilla
30 gr. de azúcar (si sois golosos añadir 20 gr. más)
1/2 cucharadita de esencia de vainilla

PREPARACIÓN:

  • Preparamos un molde desmontable, yo he usado uno de 18 cm para que la tarta quede más alta; para ello forramos la base del molde con film transparente, que sobresalga bien por toda la base y colocamos el aro. Al rededor del aro, colocamos una tira de acetato, para que luego al desmoldar la tarta los laterales nos queden completamente lisos y perfectos. 


  • Fundimos la mantequilla en el microondas a intervalos cortos de tiempo hasta que esté completamente fundida. Reservamos.
  • Separamos las galletas, el relleno por un lado y la parte negra por otro. 
  • Con una picadora, o un procesador de alimentos, trituramos la parte negra de las galletas, hasta convertirlas en polvo. 


  • Separamos una parte de las galletas trituradas, para luego ponerlas por encima de la tarta. 
  • Al resto de galletas trituradas le añadimos la mantequilla fundida y dos cucharadas de leche, ésto hará que luego la base de galleta no nos quede dura. Removemos bien y amasamos hasta conseguir una mezcla homogénea. 


  • Echamos en el molde la mezcla de las galletas, procurando que nos quede lo más igualado posible por todos lados, aplastamos con el dorso de una cuchara, para que nos quede bien compacta. Reservamos en la nevera, mientras seguimos con la preparación. 
  • En un cazo ponemos la nata (puede ser de cocina o para montar, yo he utilizado un brick de cada), el queso y el chocolate blanco, llevamos al fuego medio bajo, hasta que el chocolate y el queso se fundan. 


  • Agregamos la parte blanca de las galletas, removemos y dejamos que se integren perfectamente en la mezcla. 
  • Añadimos las gotas de vainilla y mezclamos bien. 
  • En el vaso de leche fría, disolvemos los dos sobres de cuajada, que no nos quede ningún grumito.


  • Añadimos el vaso de leche y la cuajada y llevamos al fuego, y sin dejar de remover lo mantenemos hasta que hierva. Apartamos del fuego y dejamos templar un poco la mezcla. 


  • Echamos la mezcla en el molde que habíamos reservado, damos unos golpecitos contra la encimera, para quitar posibles burbujas de aire. Dejamos en la nevera hasta que cuaje, mejor de un día para otro. 
  • Una vez que la tarta haya cuajado, sacamos de la nevera, desmoldamos sobre la fuente donde la vayamos a presentar. 


  • Forramos los bordes de la fuente con papel de aluminio y cubrimos la tarta con la galleta molida. Retiramos el papel de aluminio, y lista para servir. 


  • Como he dicho antes, también podemos presentarla en vasitos de forma individual. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario