APERITIVOS Y ENTRANTES

jueves, 25 de mayo de 2017

SOLOMILLO EN SALSA DE SETAS



Que receta más buena, con ingredientes bien sencillos y dependiendo del tipo de seta que utilicemos se puede convertir en un plato de fiesta, sin lugar a dudas. Podemos combinar las setas que más nos gusten, y si no son cultivadas, dependiendo de la estación, las que en ese momento dispongamos en el campo. Obviamente cuanta mayor sea la calidad de la setas, mejor será el resultado. En ésta ocasión he utilizado la salsa para acompañar unos solomillos, pero podemos usarla tanto en carnes, de cualquier tipo, como en pescados. 




SOLOMILLO EN SALSA DE SETAS


INGREDIENTES:

2 solomillos
250 gr. de setas (yo he utilizado mitad champiñon, mitad setas)
1 vaso de vino blanco
200 ml. de nata para cocinar 
1/2 cucharadita de ajo en polvo
1/2 cucharadita de comino molido
Una pizca de guindilla
1 cucharadita de tomillo
Pimienta molida
Aceite de oliva, virgen extra
Sal

PREPARACIÓN:


  • Lo primero que haremos será preparar la marinada, para ello ponemos en un bol un buen chorreón de aceite de oliva, el suficiente para luego poder embadurnar bien los solomillos. 
  • Añadimos el comino, el ajo en polvo, la pizca de guindilla molida y removemos bien hasta conseguir que todo quede bien mezclado. 




  • Salpimentamos bien los solomillos, los colocamos en una fuente y los embadurnamos bien por todos lados con la marinada. Tapamos y reservamos en la nevera, mínimo una hora, si es más tiempo mejor. 




  • Pasado el tiempo de reposo, ponemos a calentar a fuego vivo, un fondo de aceite en una tartera; cuando el aceite esté caliente sellamos los solomillos por todos sus lados. Solamente sellarlos, que cojan un color dorado. 


  • Retiramos y cortamos cada solomillo en cuatro trozos y los volvemos a poner en la tartera, para sellar los lados que nos quedan. 


  • Cuando tengamos todos los trozos sellados los volvemos a poner en la tartera, incorporamos las setas troceadas y damos unas vueltas para que se rehoguen.



  • Agregamos el vino y dejamos un par de minutos hasta que evapore el alcohol.


  • Incorporamos la nata y dejamos que hierva hasta que espese, movemos la cazuela con movimientos de vaivén y servimos bien caliente. 







domingo, 21 de mayo de 2017

TARTA OREO


Llevaba ya tiempo sin publicar ninguna tarta, y hoy le ha tocado a ésta. Por fin después de muchos años, mi hijo ha cambiado de tarta en el día de su cumpleaños, siempre me pedía la tres chocolates, éste año se ha decantado por ésta tarta con galletas Oreo. Una tarta muy fácil, que hace las delicias de los amantes de éste tipo de galletas. Además la podemos preparar también en vasitos, una forma diferente de presentarla, que nos va a venir muy bien, para una mesa dulce, por ejemplo. De una manera u otra, una tarta muy rica; que todas las veces que la he preparado ha triunfado entre grandes y pequeños. 






TARTA OREO

INGREDIENTES:

400 ml. de nata 
300 gr. de queso de untar
1 tableta de chocolate blanco (75 gr.)
1 vaso de leche
2 sobres de cuajada
3 paquetes de galletas Oreo (150 gr. aprox.cada uno)
50 gr. de mantequilla
30 gr. de azúcar (si sois golosos añadir 20 gr. más)
1/2 cucharadita de esencia de vainilla

PREPARACIÓN:

  • Preparamos un molde desmontable, yo he usado uno de 18 cm para que la tarta quede más alta; para ello forramos la base del molde con film transparente, que sobresalga bien por toda la base y colocamos el aro. Al rededor del aro, colocamos una tira de acetato, para que luego al desmoldar la tarta los laterales nos queden completamente lisos y perfectos. 


  • Fundimos la mantequilla en el microondas a intervalos cortos de tiempo hasta que esté completamente fundida. Reservamos.
  • Separamos las galletas, el relleno por un lado y la parte negra por otro. 
  • Con una picadora, o un procesador de alimentos, trituramos la parte negra de las galletas, hasta convertirlas en polvo. 


  • Separamos una parte de las galletas trituradas, para luego ponerlas por encima de la tarta. 
  • Al resto de galletas trituradas le añadimos la mantequilla fundida y dos cucharadas de leche, ésto hará que luego la base de galleta no nos quede dura. Removemos bien y amasamos hasta conseguir una mezcla homogénea. 


  • Echamos en el molde la mezcla de las galletas, procurando que nos quede lo más igualado posible por todos lados, aplastamos con el dorso de una cuchara, para que nos quede bien compacta. Reservamos en la nevera, mientras seguimos con la preparación. 
  • En un cazo ponemos la nata (puede ser de cocina o para montar, yo he utilizado un brick de cada), el queso y el chocolate blanco, llevamos al fuego medio bajo, hasta que el chocolate y el queso se fundan. 


  • Agregamos la parte blanca de las galletas, removemos y dejamos que se integren perfectamente en la mezcla. 
  • Añadimos las gotas de vainilla y mezclamos bien. 
  • En el vaso de leche fría, disolvemos los dos sobres de cuajada, que no nos quede ningún grumito.


  • Añadimos el vaso de leche y la cuajada y llevamos al fuego, y sin dejar de remover lo mantenemos hasta que hierva. Apartamos del fuego y dejamos templar un poco la mezcla. 


  • Echamos la mezcla en el molde que habíamos reservado, damos unos golpecitos contra la encimera, para quitar posibles burbujas de aire. Dejamos en la nevera hasta que cuaje, mejor de un día para otro. 
  • Una vez que la tarta haya cuajado, sacamos de la nevera, desmoldamos sobre la fuente donde la vayamos a presentar. 


  • Forramos los bordes de la fuente con papel de aluminio y cubrimos la tarta con la galleta molida. Retiramos el papel de aluminio, y lista para servir. 


  • Como he dicho antes, también podemos presentarla en vasitos de forma individual. 



viernes, 5 de mayo de 2017

BIZCOCHO DE CREMA DE CACAO



Que los bizcochos me encantan, no es nada nuevo. Por eso bizcocho que veo con algún ingrediente o preparación distinta, a mi carpeta de pendientes va derecho, a la espera de que le llegue su turno. Y hoy le ha tocado a éste bizcocho de Ana Sevilla, lo que me llamó la atención fue la cobertura de avellanas, me gustan muchísimo las avellanas, y no me he podido resistir, lo primero el chocolate, que me pierde, y luego esa cobertura crujiente de avellanas y azúcar, uhmm!! un verdadero placer.  Si te interesa la combinación del chocolate y las avellanas, tampoco te pierdas éste Bizcocho de chocolate y avellanas, con ingredientes muy parecidos, pero un bizcocho bien distinto. 




BIZCOCHO DE CREMA DE CACAO



INGREDIENTES:

2 huevos
120 gr. de azúcar
150 gr. de aceite de girasol u oliva suave
150 gr. de crema de cacao (nutella, nocilla o marca blanca, al gusto)
150 gr. de leche
1 cucharadita de vainilla líquida
1 sobre de levadura en polvo
250 gr. de harina
Una pizca de sal
75 gr. de avellanas
Azúcar para espolvorear

PREPARACIÓN:
Mycook:

  • Colocamos la paleta mezcladora en la mycook. Ponemos los huevos, el azúcar y la pizca de sal y programamos 3 minutos, 40º velocidad 5. 



  • Incorporamos el aceite, la leche, la crema de cacao y la vainilla. 


  • Agregamos el sobre de levadura y la harina tamizada. 


  • Mezclamos 30 segundos, velocidad 6. Terminamos de envolver con la espátula. 
  • Engrasamos un molde desmontable y echamos la mezcla en el. 


  • Tapamos el molde con film transparente, y lo metemos en la nevera media hora. 
  • Precalentamos el horno a 180º. 
  • Picamos las avellanas, pero en trozos grandes. Yo las pongo en una bolsa y les voy dando un poco con el rodillo, solo que se rompan. 


  • Sacamos el molde de la nevera, espolvoreamos con azúcar y las avellanas. 
  • Horneamos unos 50 minutos, o hasta que al pinchar el bizcocho con una brocheta, ésta salga limpia. 
  • Sacamos el bizcocho del horno y cuando podamos desmoldar sin quemarnos, lo dejamos enfriar sobre una rejilla. 



Tradicional:

  • Con las varillas eléctricas batimos los huevos, el azúcar y la pizca de sal, hasta que cambien de color, y obtengamos una mezcla blanquecina. 
  • Añadimos el aceite, la leche, la crema de cacao y la vainilla, mezclamos con las varillas manuales. Agregamos la levadura y la harina tamizada, y seguimos mezclando hasta que todo quede bien integrado y obtengamos una mezcla fina y sin grumos. 
  • Pasamos la mezcla a un molde desmontable engrasado, tapamos con film transparente y llevamos a la nevera media hora. 
  • Picamos las avellanas, en trozos grandes.
  • Precalentamos el horno a 180º. Pasado el tiempo sacamos el molde de la nevera, espolvoreamos con azúcar y las avellanas y horneamos durante 50 o 60 minutos, hasta que al pinchar el bizcocho con una brocheta, ésta salga limpia. 
  • Sacamos el bizcocho del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. 



sábado, 29 de abril de 2017

MEJILLONES TIGRES


La receta de hoy es uno de los aperitivos favoritos de mi casa, sobretodo de mi hijo mayor Sergio, le encantan los tigres, siempre que tiene ocasión, me los pide, y claro yo siempre que puedo se los preparo. Hay infinidad de recetas, ésta que os enseño hoy es la que yo preparo en casa desde hace años, siendo todo un éxito. Recuerdo una noche que vinieron unos amigos a cenar a casa, los puse y una de ellas dijo que eran una cosa que no le llamaba mucho la atención, y cual no sería mi sorpresa, cuando no solo es que los probó, sino que repitió varias veces, diciendo que eso no era lo que había comido en algunas taperias, cuando los habían pedido. Las cantidades son un poco a ojo, ya que como digo, llevo años haciéndola y ya no mido, pero os dais una idea, tiene que quedar una bechamel no muy dura, pero tampoco excesivamente blanda, que podamos rellenar las conchas de los mejillones sin dificultad. 



INGREDIENTES:

1 kg. de mejillones
300 gr. de gambas peladas
1 cebolla pequeña
1 diente de ajo
3 cucharadas soperas de harina
100 ml. del caldo colado de los mejillones
300 ml. de leche entera
Sal y pimienta molida
Nuéz moscada 
Harina, huevo y pan rallado para rebozar
Aceite de oliva, virgen extra

PREPARACIÓN:

  • Limpiamos bien los mejillones, quitandoles las barbas y toda la suciedad, raspandolos con un cuchillo. Yo también utilizo un truquillo, tengo un  estropajo de aluminio, exclusivamente para limpiar los mejillones, así es mucho más fácil y rápido limpiarlos. Después de limpiarlos, los lavamos bien bajo el grifo. 
  • Una vez limpios, ponemos los mejillones en una cazuela, tapamos y llevamos al fuego, removiendo la cazuela sin destaparla,  hasta que se abran. 
  • Una vez abiertos, dejamos enfriar, separamos el mejillon de la concha. Lavamos las conchas, las secamos y reservamos. 
  • Reservamos también el agua de cocción de los mejillones, previamente colada. 



  • Descongelamos las gambas peladas y las cortamos en trocitos. 
  • Cortamos tambien los mejillones.
  • Partimos la cebolla y el ajo en cuadritos muy pequeños. 



  • Ponemos un chorrito de aceite en una sarten, cuando esté caliente echamos la cebolla y el ajo y dejamos sofreír a fuego medio, para evitar que se nos queme. 
  • Una vez tengamos la cebolla pochada, añadimos las gambas, sofreímos un par de minutos y añadimos los mejillones troceados, salamos ligeramente y damos un par de vueltas más. 



  • Añadimos la harina y rehogamos brevemente para que se tueste y no sepa a crudo. Incorporamos el caldo de cocción de los mejillones, removemos y seguimos cocinando. 
  • Vamos añadiendo poco a poco la leche sin dejar de remover enérgicamente para que no nos queden grumos. La cantidad de leche es orientativa, la masa estará lista cuando al pasar una espátula por la sarten quede un surco al que le cueste cerrarse. 
  • Rectificamos de sal, añadimos un poco de pimienta molida y un poco de nuez moscada. 



  • Dejamos templar la masa y rellenamos cada concha de mejillón con ella. Una vez que hayan enfriado completamente vamos pasando cada concha por harina, huevo batido y pan rallado. Así hasta terminar toda la masa, si nos han salido muchos, podemos congelarlos, al igual que las croquetas. 


  • En una sarten no muy grande, ponemos abundante aceite a calentar vamos echando los mejillones, primero la parte del relleno hacia abajo, cuando estén dorados por ese lado, damos la vuelta y doramos por el otro. 
  • Sacamos a un plato con un papel de cocina, para retirar el exceso de grasa, y listos para disfrutar de un delicioso aperitivo. 




martes, 25 de abril de 2017

YOGUR NATURAL (SIN YOGURTERA)



¡Que ganas tenía de preparar yogur en casa!, y que fácil es hacerlo, lo único que me tiraba un poco para atrás, era la yogurtera, a pesar de ser un electrodoméstico bastante económico, me negaba rotundamente a meter otro cacharro en casa, ya no se donde poner tantas cosas, me encanta todo lo relacionado con la cocina. Por eso me dedique a mirar por estos mundos de Internet, cómo se hacía el yogur sin yogurtera, y el resultado ha sido totalmente satisfactorio, están buenísimos, y se preparan en un momento; después toca esperar 8 o 10 horas y tenemos listos unos estupendos yogures.




YOGUR NATURAL


INGREDIENTES:

1 yogur natural 
1 litro de leche entera
4 cucharadas soperas de leche en polvo desnatada




PREPARACIÓN:

  • Necesitaremos un termómetro de cocina, será imprescindible para poder preparar nuestros yogures. 
  • A mi me gusta utilizar yogur griego sin azúcar para prepararlos, ya que el yogur griego les aporta más cremosidad; pero se puede utilizar cualquier tipo de yogur, éso al gusto. 
  • Podemos prepararlos con leche fresca o normal; entera o semidesnatada. Aunque yo procuro hacerlos con leche fresca. 
  • También utilizo mermelada para ponerles en el fondo, y si es casera, ya ni te cuento lo buenos que quedan. Aquí la receta de mermelada de fresa , ahora que estamos en plena temporada.


  • Separamos 50 ml. de leche y la mezclamos en un bol con el yogur. 
  • Ponemos  el resto de la leche en un cazo y la llevamos al fuego hasta alcanzar una temperatura entre 40 y 45 grados; éste paso es muy importante; no debemos pasar de ésta temperatura ya que si no mataríamos las bacterias del yogur.



  • Cuando hayamos alcanzado la temperatura, apartamos del fuego, añadimos la mezcla de leche y yogur que habíamos reservado y la leche en polvo, removemos y mezclamos hasta que nos quede todo bien integrado.


  • Colocamos la mezcla en los vasitos y los tapamos con papel de aluminio. 
  • Los colocamos en una bandeja de horno y los tapamos bien con paños de cocina, por los lados y por encima. 
  • Introducimos la bandeja en el horno, que previamente habremos precalentado a 50º, y apagado. 
  • Dejamos reposar 8 o 10 horas. Cuanto más tiempo de reposo les demos más ácidos saldrán y con más consistencia. Una buena opción es prepararlos por la noche y dejarlos en el horno hasta la mañana siguiente. 
  • Pasado el tiempo de reposo los metemos en el frigorífico mínimo cuatro o cinco horas antes de consumirlos. 


  • Ya solo nos queda servirlos acompañados de lo que más nos guste, miel, azúcar, mermelada, cereales... cómo éstos preparados en casa, que son  una verdadera delicia granola casera
Notas: Podemos utilizar 800 ml. de leche y 200 ml. de nata, todavía saldrán más cremosos, eso sí menos ligeros. 
Se conservan en la nevera, una semana perfectamente. 
Podemos prepararlos de tantas maneras como imaginemos:
De vainilla: Hervimos la leche con una o dos vainas de vainilla, y dejamos enfriar completamente antes de empezar con la preparación,  o añadimos dos cucharadas de esencia de vainilla liquida cuando pongamos a calentar la leche. 
De chocolate: Ponemos 150 gr. del chocolate que nos guste, mientras se calienta la leche. 
De limón: Utilizaremos la piel de un limón, solo la parte amarilla sin nada de blanco, y 4 o 5 cucharadas de azúcar. Ponemos el azúcar y la piel del limón rallada en la leche, una vez haya alcanzado la temperatura indicada, colamos la leche y seguimos con la preparación. Podemos añadirle unas gotas de colorante amarillo, si queremos que nos quede con más color. 

miércoles, 19 de abril de 2017

ARROZ CON BACALAO (FUSSIONCOOK Y TRADICIONAL)



Pasados éstos días de Semana Santa, seguro que todavía nos queda algún resto de bacalao por la nevera. Yo suelo guardar las partes más finas para utilizarlas en algún guiso, desmigado con pimientos rojos asados, o para preparar un arroz como éste, que queda estupendo. Además aprovechando que estamos en plena temporada de alcachofas, ya que para mi es la verdura con la que más me gusta acompañar el arroz, debido al extraordinario sabor que le aporta, claro está para quien nos gusta ésta verdura, si no es así puedes sustituirla por judías verdes, pero claro el sabor no es el mismo.  Lo he cocinado en la olla fussioncook, cuando somos pocos me encanta preparar el arroz, en ella, ya que sale estupendo, muy meloso y en su punto.



ARROZ CON BACALAO

INGREDIENTES:
( 3 o 4 personas)

4 trozos de bacalao desalado
2 cubiletes de arroz
3 cubiletes de agua
1 cebolla, mediana
1/4 de pimiento rojo
1/4 de pimiento verde
2 o 3 dientes de ajos
3 alcachofas
3 cucharadas de tomate natural triturado
Harina
Aceite de oliva, virgen extra
Sal
Medio sobrecito de colorante del que lleva azafrán

PREPARACIÓN:

  • Lo primero que haremos será preparar las verduras. Cortamos la cebolla y las dos clases de pimientos en cuadritos pequeños. Limpiamos las alcachofas, las cortamos por la mitad y las reservamos en un bol con agua y el zumo de medio limón, para que no se ennegrezcan. 
  • Enharinamos muy ligeramente los trozos de bacalao. 



  • Ponemos un fondo de aceite en la cubeta, pulsamos menú freir  y cuando el aceite esté caliente  doramos los trozos de bacalao. Reservamos. 
  • En el mismo aceite donde hemos frito el bacalao, ponemos a pochar la cebolla y los ajos; hasta que la cebolla esté transparente y blandita. 

  • Agregamos los trozos de pimiento y sofreímos. 
  • Añadimos las alcachofas y seguimos rehogando un par de minutos más. Agregamos el tomate y dejamos sofreír. Salamos ligeramente. 




  • Incorporamos el arroz, rehogamos un par de minutos. Agregamos el agua y el colorante, removemos bien y colocamos los trozos de bacalao. 
  • Tapamos la olla, seleccionamos menú arroz, válvula cerrada. 
  • Cuando finalice el programa, despresurizamos manualmente, abrimos la olla, removemos con cuidado, para no romper el bacalao y servimos.

Tradicional:

  • En un fondo de aceite sofreimos el bacalao, ligeramente enharinado, con cuidado de no romperlo. Reservamos.
  • En el mismo aceite donde hemos frito el bacalao, sofreímos la cebolla, cortada a cuadritos y los dientes de ajo, cuando la cebolla esté transparente y blandita, añadimos los pimientos, también cortados en cuadritos; seguimos rehogando. 
  • Agregamos las alcachofas, previamente limpias y cortadas por la mitad; cuando las alcachofas estén rehogadas incorporamos el tomate, y seguimos sofriendo; a fuego medio bajo, para que todas las verduras se pochen bien y despacito. Salamos ligeramente. 
  • Cuando tengamos el sofrito hecho, añadimos el agua, tres partes de agua por una de arroz; añadimos un pelín de sal y el colorante y dejamos que hierva cinco minutos, agregamos el arroz, removemos bien y tenemos cociendo unos quince minutos a fuego medio-bajo. 
  • Incorporamos los trozos de bacalao, dejamos cocer tres minutos más. Apagamos el fuego, dejamos reposar dos minutos y servimos. 





sábado, 8 de abril de 2017

PASTEL DE ATÚN Y SALMÓN


Desde luego que socorridos y cuánto cunden éstos pasteles fríos hechos con pan de molde. Además de que admiten multitud de combinaciones en  sus rellenos; se preparan con antelación y cortados en porciones, se convierten en el entrante perfecto para cuando tenemos invitados y  así podemos dedicarnos a otras preparaciones que requieran más tiempo en la cocina. En  la receta de hoy no os muestro el corte, ya que éste pastel me lo llevé a una cena familiar, se me olvidó la cámara de fotos y con tanto barullo no pude sacarle fotos a las porciones, eso sí puedo aseguraos que está buenísimo. La receta me la dio mi tía Isabel , lo hicimos juntas para una cena de verano, con muchísimos amigos, y fue un éxito rotundo. No he puesto cantidades, ya que depende del tamaño que queramos hacer. 


PASTEL DE ATÚN Y SALMÓN


INGREDIENTES:

Atún en aceite, mejor si es de oliva
Mayonesa
Salmón ahumado en lonchas
Espárragos blancos finos
Pan de molde sin corteza

Para decorar:
Huevo hilado
Pepinillos en vinagre, pequeños
Aceitunas rellenas, al gusto

PREPARACIÓN:

  • Si tenemos tiempo, mejor preparar la mayonesa nosotros, pero si no es así, podemos utilizarla comprada, y "arreglarla", como ya os he dicho en alguna otra ocasión, poniéndole un chorreoncito de aceite de oliva, un poquito de leche y unas gotas de limón, removemos bien con unas varillas y tenemos lista una mayonesa, que muchos van a pensar que es casera. 
  • En un bol ponemos la mayonesa y el atún, escurrido del aceite, removemos bien hasta que nos quede una mezcla homogénea. 



  • Sacamos los espárragos de la lata y los dejamos escurrir encima de papel de cocina. 
  • Forramos con film transparente un molde, procurando que sobresalga el film por todos lados, para luego poder desmoldar bien. Yo hago éste tipo de pasteles en moldes desechables, ya que luego es mucho más fácil desmoldarlos.


  • Cubrimos el fondo y las paredes del molde con las lonchas de salmón, procurando que no nos queden huecos, acaballando unas encima de otras, si es necesario. 
  • Tapamos con las rebanadas de pan de molde, cubriendo todo el fondo por completo. 


  • Echamos encima del pan de molde la mezcla de mayonesa y atún. 
  • Colocamos por encima, de forma simétrica los espárragos. 
  • Tapamos de nuevo con pan de molde, y presionamos un poco con la mano, para que compacte un poco, cubrimos con varias capas de film transparente y dejamos en la nevera, de un día para otro. 
  • Al día siguiente, desmoldamos y decoramos al gusto, yo en éste caso con huevo hilado y abanicos de pepinillos.