APERITIVOS Y ENTRANTES

lunes, 9 de mayo de 2016

CHEESECAKE DE CHOCOLATE


Que me encantan las tartas de queso, para los que pasáis por aquí a menudo no es nada nuevo. Tarta de queso que veo diferente, tarta que pruebo. La combinación de queso y chocolate, ya la había hecho antes tarta de queso y chocolate , y la verdad es que me gustan las dos, preparaciones distintas y texturas diferentes; aunque si tuviese que quedarme con una, sin duda sería la de hoy. Además de lo buena que está, lo bonita que queda.



CHEESECAKE DE CHOCOLATE


INGREDIENTES:

Para la base:
225 gr. de galletas María
110 gr. de mantequilla
2 cucharadas de cacao en polvo

Para el relleno:
800 gr. de queso blanco para untar
4 huevos
250 gr. de yogur griego
1 cucharada de maicena
250 gr. de azúcar
1 cucharadita de vainilla liquida
85 gr. de chocolate negro fondant




PREPARACIÓN:

  • Lo primero que haremos será la base de nuestra tarta. Para ello trituramos las galletas con la picadora o el robot de cocina hasta convertirlas en polvo. 
  • Agregamos el cacao y la mantequilla un poco fundida, y mezclamos hasta obtener una mezcla homogénea. 


  • Engrasamos un molde desmontable de 24 cm de diámetro y cubrimos con la masa de galleta el fondo y las paredes. Presionamos con las yemas de los dedos hasta que la capa tenga un grosor uniforme. Reservamos en la nevera. 
  • Troceamos el chocolate negro y lo derretimos en el microondas a intervalos muy cortos de tiempo, para evitar que se nos queme, o al baño María. Reservamos.




  • Con las varillas eléctricas batimos el queso con el azúcar, hasta que esté completamente integrada y obtengamos una crema lisa y brillante. 
  • Incorporamos los huevos, de uno en uno y sin dejar de batir. 



    • Agregamos la cucharadita de vainilla, el yogur y la maicena, y continuamos removiendo hasta que todos los ingredientes estén integrados. 
    • Separamos tres cucharones de la preparación anterior y mezclamos, en un cuenco aparte, con el chocolate fundido. 


    • Vamos vertiendo las dos masas en el molde, primero una cucharada de masa blanca, encima una cucharada de masa de chocolate, alternándolas así, hasta terminar con toda la masa. 


    • Cuando tengamos las dos masas en el molde, removemos con una brocheta, para obtener el efecto marmolado. 


    • Precalentamos el horno a 130º. 
    • Cocemos una hora y diez minutos. Pasado el tiempo apagamos el horno y dejamos la tarta dentro una hora más. 
    • Esperamos a que la tarta se temple, para poder meterla en la nevera. Dejamos enfriar mínimo tres horas, mejor de un día para otro. 
    • Desmoldamos y lista para disfrutarla. 



    miércoles, 4 de mayo de 2016

    GUISANTES CON BACON Y HUEVO POCHÉ


    Cuando llega la época de los guisantes frescos, para mi es una verdadera alegría, aunque no los consumo todo lo que quisiera ya que en casa no les gustan mucho. Pero bueno, siempre los hago un par de veces, mínimo. En ésta ocasión el lujo ha sido total, ya que los he acompañado de un huevo poché. También podemos hacerlos con guisantes congelados, pero el resultado no es el mismo, indudablemente. 




    GUISANTES CON BACON Y HUEVO POCHÉ


    INGREDIENTES:

    1/2 kg. de guisantes frescos
    100 gr. de bacon
    1 cebolleta
    1 vaso de agua
    1 pastilla de caldo de carne o verduras
    Aceite de oliva, virgen extra
    Sal

    PREPARACIÓN:

    • Lo primero que haremos será desvainar los guisantes, y cortar la cebolla en cuadritos. 
    • Si el bacon lo tenemos en lonchas, también lo cortaremos en trocitos. 
    • Ponemos tres o cuatro cucharadas de aceite a calentar, cuando esté caliente echamos la cebolla y rehogamos a fuego suave hasta que esté doradita. 



    • Incorporamos el bacon, dejamos un par de minutos que tome color, añadimos los guisantes y rehogamos.

    • Echamos el vaso de agua hasta cubrir los guisantes, incorporamos la pastilla de caldo y un pelín de sal, tapamos la cacerola y dejamos cocer a fuego suave  durante 15 o 20 minutos, hasta que los guisantes estén tiernos, pero cuidando de no pasarnos para que no se nos deshagan. 


    • Mientras vamos a preparar los huevos poché, para ello lo primero que haremos será poner un cazo con agua a calentar.
    • Cogemos una taza y cortamos un cuadrado de film transparente de un tamaño superior al de la taza, para que después podamos hacer el saquito.
    • Pincelamos el film con aceite de oliva y colocamos dentro de la taza, extendido. 



      • Cascamos el huevo y lo ponemos dentro de la taza. Salamos. 
      • Cerramos bien el plástico anudándolo fuertemente y quitándole el aire del interior, a medida que vamos formando un saquito. 


      • Metemos en el agua hirviendo y contamos cuatro minutos, aquí dependerá de como nos guste de cuajada la yema, es cuestión de ir probando hasta ajustar los minutos a nuestro gusto. 
      • Sacamos del agua, cortamos el nudo con cuidado para no quemarnos y colocamos el huevo encima de los guisantes.