miércoles, 4 de abril de 2018

BOQUERONES EN SALAZÓN


Que forma más estupenda de preparar los boquerones. Una tapa fantástica, sencilla donde las haya, únicamente utilizando un buen producto, tanto del pescado como del aceite, obtendremos un resultado espectacular. Solo hay que tener un poco de paciencia mientras se salan los boquerones, y después si en casa son amantes de las anchoas, ten por seguro que te harán la ola. 



BOQUERONES EN SALAZÓN

INGREDIENTES:

Boquerones, de tamaño grande
Sal gruesa
Aceite de oliva virgen extra

PREPARACIÓN:

  • Lo primero que haremos será limpiar los boquerones, quitandoles la cabeza y las tripas. Aquí hay distintas versiones, hay quien los prepara enteros sin limpiar e incluso ya limpios, desespinados y en filetes, aunque en éste último caso, el tiempo de salazón es menor, y quedan más bien marinados. Yo los hago quitandoles cabeza y tripa y me quedan muy bien. En cualquier caso, después de limpiarlos hay que congelarlos mínimo 48 horas para evitar el anisakis dichoso. 
  • Una vez descongelados los boquerones, los lavamos, escurrimos y secamos con papel de cocina. 
  • Forramos un recipiente hondo con papel film, que sobresalga bien por los bordes. Ponemos una capa de sal en el fondo. 



  • Encima de la sal colocamos la primera capa de boquerones sin que  se amontonen, que estén bien colocados. 
  • Cubrimos con más sal y boquerones en capas sucesivas hasta terminar con una capa de sal más gruesa que las anteriores. 



  • Cubrimos con el film que sobresale por los lados y colocamos peso encima. 
  • Llevamos el recipiente a la nevera y mantenemos durante 7, 8  o 10 días, según nos gusten de curados y salados. 
  • Vamos mirando diariamente por si sueltan líquido ir quitándolo. 


  • Pasados los días, sacamos los boquerones de la sal, los lavamos  bajo el grifo, separamos en filetes quitandoles las espinas y los ponemos en un bol con agua fría un rato para quitarles el exceso de sal. 


  • Sacamos los boquerones del agua, y los secamos muy bien con papel de cocina. 




  • Vamos colocando los boquerones en un recipiente, a ser posible de cristal,  y los cubrimos con aceite de oliva. 


  • Los dejamos macerando en aceite unas horas y listos para servirlos. Acompañados de un buen tomate y pan, una cena de diez. 


miércoles, 21 de marzo de 2018

PANECETES DULCES



Con la Semana Santa a la vuelta de la esquina, ya hay que ir pensando en los dulces que vamos a preparar para éstos días. Éste que os traigo hoy es uno típico del pueblo de mis padres, del que tanto os he hablado y tantas recetas hay en el blog. Desde que era pequeña nunca han faltado en casa en éstos días tan señalados. Y tanto mi hermana como yo seguimos con la tradición, y no solamente nos gustan a nosotras, sino a los que han ido incorporándose a la familia paulatinamente, mi cuñado, mis sobrinas, mi marido, mis hijos ... vamos a todos nos encantan. Ésta receta va dedicada a mi madre, que nos enseñó a preparar unos extraordinarios panecetes dulces. Gracias mamá. 




PANECETES DULCES


INGREDIENTES:

4 huevos
Miga de pan, de un día o dos antes
200 o 250  gr. de azúcar
Un pelín de levadura en polvo
1 rama de canela
La corteza de una naranja
Aceite 
Nueces
Una cucharadita de anís en grano
Agua
Canela molida

PREPARACIÓN:


  • Lo primero que haremos será desmigar el pan, a mano o con un robot de cocina. Reservamos. 
  • En un bol amplio batimos los huevos, echamos un pelín de levadura en polvo, mezclamos y vamos añadiendo la miga de pan, poco a poco. Nos debe quedar una masa blanda, que podamos coger con una cuchara, ya que si nos pasamos de pan, luego los panecetes no nos quedarán esponjosos. 


  • En un cazo, ponemos un vaso y medio de agua echamos una cucharadita de anís en grano y llevamos a ebullición. Dejamos cociendo unos minutos, apagamos el fuego y dejamos infusionar mientras freímos los panecetes. Luego colamos y reservamos. 



  • Ponemos abundante aceite en una sarten honda. Cuando esté caliente, vamos cogiendo cucharadas de masa y las vamos friendo. Yo utilizo una cuchara pequeña, ya que crecen bastante y si los hacemos con una cuchara sopera, luego quedan muy grandes. 
  • Cuando estén dorados por un lado, les damos la vuelta y freímos por el otro. Vamos sacando a un plato, con un papel de cocina, para quitar el exceso de grasa. Reservamos. 




  • Vamos a preparar el caramelo. La cantidad de azúcar es orientativa, va en gustos, a mi particularmente como no me gustan los dulces muy empalagosos, no les suelo poner mucha. Luego si hace falta se les puede añadir mientras cuecen. 
  • En una cacerola grande, ponemos el azúcar y mojamos con unas gotas de agua, dejamos que el azúcar se tueste y coja un bonito color dorado. 


  • Con mucho cuidado añadimos agua, la suficiente para que los panecetes queden bien cubiertos de caldo, la corteza de naranja, el vaso de anís cocido que habíamos reservado y la rama de canela. 


  • Cuando rompa a hervir, agregamos las nueces y los panecetes y los tenemos cociendo unos quince minutos. De vez en cuando vamos sumergiendo los panecetes durante la cocción para que se impregnen bien del caramelo. 


  • Cuando estén cocidos, dejamos enfriar a temperatura ambiente. Después ponemos en la nevera y servimos bien fríos, eso es primordial, éste postre hay que tomarlo muy frío; acompañados de las nueces, un poco del caldo de cocción y espolvoreados con un pelín de canela molida. 


domingo, 11 de marzo de 2018

CREMA IDEAL


Con éste tiempo tan desapacible que tenemos, por lo menos aquí hace muchísimo aire y está lloviendo todo el fin de semana; apetecen platos calentitos, como ésta maravillosa crema del blog de "Webos fritos". Ella la llama crema perfecta y no sin razón, yo he preferido bautizarla como crema ideal, porque es "ideal", se prepara muy rápido si tenemos hecho el caldo con antelación, y es muy versátil, ya que podemos utilizar distintos tipos de caldo en su elaboración y así tendrá un sabor u otro. Podemos utilizar caldo de cocido, un caldo de pollo, de verduras, de pescado o marisco, en fin multitud de posibilidades para adaptarlas a nuestros gustos. Además se puede convertir en un primer plato de fiesta, para un menú especial, ya que mira que presentación más bonita nos propone Su. 



CREMA IDEAL

INGREDIENTES:

Un buen caldo base a nuestro gusto
Maizena
Un huevo por persona
Pan de molde
Unas hebras de azafrán
Aceite de oliva, virgen extra
Sal y perejil picado

PREPARACIÓN:

  • Si no tenemos hecho el caldo base anteriormente lo preparamos. En ésta ocasión yo lo he hecho con 3 o 4 cuerpos de pollo, un trozo de puerro, una zanahoria, un tomate y una cebolla. Lo he puesto todo en la olla express, he salado ligeramente y lo he cubierto bien de agua, cuando a roto a hervir he desespumado, he tapado la olla y cuando ha subido la válvula lo he tenido unos 20 minutos. Pasado el tiempo cuando he podido abrir la olla lo he colado y listo para utilizarlo. Cuando los cuerpos de pollo han enfriado, les he quitado los trozos de carne que llevaban adheridos, y los he guardado para hacer unas croquetas. 


  • Ponemos el caldo que necesitemos en una cacerola y lo ponemos a hervir. Antes apartamos un poco de caldo en un vaso y disolvemos en el la maizena, unas dos cucharadas soperas aproximadamente para un litro de caldo. 
  • Cuando el caldo de la cacerola comience a hervir añadimos el que tenemos reservado en el vaso con la maizena y vamos removiendo con unas varillas. Tiene que quedarnos una crema un poco espesa para que el huevo no se nos hunda. Si vemos que no va a quedar muy espesa, disolvemos un poco más de maizena en un poco de caldo o agua fría y añadimos a la crema caliente. Si es al contrario y vemos que nos va a quedar muy espesa, añadimos un poco más de caldo frío.  Agregamos unas hebras de azafrán y seguimos removiendo con las varillas hasta tener el espesor adecuado. 



  • Mientras vamos a preparar los picatostes para adornar nuestra crema. Ponemos a calentar abundante aceite de oliva, en una sartén pequeña. 
  • Con un cortapastas de la forma que más nos guste cortamos una rebanada de pan de molde. 
  • Cuando el aceite esté bien caliente echamos el pan y rápidamente lo hacemos vuelta y vuelta, ya que se quema enseguida.
  • Apartamos y dejamos escurrir sobre papel de cocina.


  • Ahora vamos a preparar los huevos poché. Para ello cortamos un cuadrado de papel film y lo pintamos con un poco de aceite de oliva. 
  • Metemos el plástico extendido e una taza. Cascamos el huevo y lo echamos dentro, ponemos un poco de sal y perejil picado. 
  • Cerramos bien el plástico como si fuera un hatillo, anudándolo fuertemente. Repetimos la operación con cada huevo. 
  • Ponemos agua en una cacerola, cuando esté hirviendo colocamos los hatillos con los huevos y los tenemos unos tres o cuatro minutos, dependiendo de como nos guste la yema, más o menos hecha. Retiramos a un plato y quitamos el plástico con cuidado de no quemarnos. 



  • Ya solo nos queda montar el plato. Para ello vertemos la crema caliente en un plato, cuenco o lo que nos guste, colocamos el huevo en el centro y al lado dos trozos de pan frito con una hoja de perejil.




jueves, 1 de marzo de 2018

BROCHETAS DE RAPE Y LANGOSTINOS



Comenzamos éste mes de marzo con una estupenda receta de pescado. Las brochetas son una solución fantástica para las cenas y para los aperitivos. Las podemos hacer de muy variadas combinaciones, adaptándolas a nuestros gustos, solo hay que echarle un poco de imaginación y saber que debemos combinar ingredientes que tengan más o menos el mismo tiempo de cocinado, para que nos queden perfectas.  En el caso de hoy, además son un verdadero manjar, combinamos el delicado sabor del rape, con los langostinos y aderezadas con un majado que las hace quedar muy jugosas y con un sabor delicioso. 




BROCHETAS DE RAPE Y LANGOSTINOS


Las cantidades dependerán de la cantidad de brochetas que vayamos a preparar y de cómo sean éstas de grandes. Yo suelo utilizar la cola de un rape de tamaño pequeño, como de cada trozo de cola salen dos lomitos limpios, con cada lomo tengo para una brocheta aproximadamente. Utilizo gambón, ya sabéis que me encanta el de la marca Pescanova, para mi hay muchísima diferencia con el resto, lo uso de tamaño grande y pongo 3 gambones por brocheta. Al igual que el champiñon me gusta el portobello, utilizo un champiñón por brocheta, de tamaño mediano cortado en 4 trozos. 
También podéis utilizar rape congelado, aunque indudablemente no es igual, nos puede hacer un buen apaño. Yo lo que suelo hacer, es cuando está el rape mediano de oferta, lo compro entero, me limpian la cola y me separan los lomos, la cabeza y el hueso me laos cortan en dos o tres trozos, para caldos, paellas o guisos de pescado. 
Bueno, vamos con la receta. 

INGREDIENTES:

Para las brochetas:
Lomos de rape
Gambón o langostinos
Champiñon

Para el majado:
Ajo
Perejil
Una pizca de guindilla o cayena (al gusto de cada uno)
Limón
Sal gruesa
Aceite de oliva, virgen extra

PREPARACIÓN:

  • Cortamos los lomos de rape en dados, más o menos del mismo tamaño. 
  • Pelamos los gambones. Con las cabezas y las cáscaras podemos hacer un caldo de gambas para utilizar en otra preparación. Caldo de gambas . Aquí no se tira nada. 
  • Limpiamos los champiñones y los cortamos en 4 trozos. Si no son muy grandes, podemos partirlos por la mitad. 




  • Montamos las brochetas alternando los ingredientes a nuestro gusto.




  • Ahora vamos a preparar el majado. Trituramos el ajo en el mortero, con un poco de sal; cuando lo tengamos totalmente picado, añadimos el perejil y la guindilla, damos un par de golpes más y agregamos el aceite de oliva, mezclamos bien e incorporamos el zumo de limón, para tres o cuatro brochetas con medio limón es suficiente, podemos poner más o menos según nos guste. Mezclamos todo bien y reservamos. 
  • Ponemos unas gotas de aceite en una sarten o plancha, cuando esté caliente ponemos las brochetas y las vamos cocinando a fuego medio, para que se vayan haciendo en su jugo. 
  • Cuando estén a medio hacer, las vamos pintando con el majado que hemos preparado. Les vamos dando la vuelta, para que se hagan por todos los lados, y cada vez las volvemos a pincelar. 




  • Cuando estén hechas, servimos inmediatamente con el caldito que ha quedado en la sartén. Eso sí, con un buen trozo de pan para mojar la salsita que está de muerte. 


martes, 20 de febrero de 2018

ENSALADA TEMPLADA DE ESPÁRRAGOS Y BEICON


Los espárragos me encantan, cocinados de todos modos, solos o como parte de otras preparaciones. En ésta ocasión son el ingrediente protagonista de ésta colorida ensalada. Cuando vi la receta, no pude resistirme, una combinación muy original de ingredientes; nunca antes había utilizado las fresas en un plato salado y la verdad es que le dan un toque muy especial aportándole un punto ácido muy interesante. 




ENSALADA TEMPLADA DE ESPÁRRAGOS Y BEICON


INGREDIENTES:

24 espárragos verdes finos
12 lonchas de beicon
50 gr. de queso feta o queso fresco 
20 gr. de almendras crudas fileteadas
Medio limón
5 o 6 fresones
1 tomate raf pequeño u 8 tomates cherry
2 cucharadas de aceite de oliva, virgen extra
Pimienta molida
Sal

PREPARACIÓN:

  • Precalentamos el horno a 180º.
  • Lavamos los espárragos y limpiamos eliminando la parte más dura del tallo. Secamos con un papel de cocina. 
  • Retiramos la corteza y las ternillas de las lonchas de beicon y las cortamos por la mitad. 
  • Envolvemos una tira de beicon alrededor de cada espárrago y los colocamos en una fuente de horno forrada con papel de aluminio o vegetal. 



  • Desmenuzamos el queso por encima y esparcimos las almendras. Rociamos con unas vueltas del molinillo de pimientas y un poco de sal. 
  • Horneamos entre 12 o 15 minutos y retiramos del horno. 



  • Mientras los espárragos están en el horno vamos a preparar la vinagreta. 
  • Exprimimos el limón y colamos el zumo. 
  • Lavamos los fresones y el tomate, los secamos con papel de cocina y cortamos en daditos. La receta original lleva tomates cherry, pero a mi me encanta el tomate raf, el sabor que tiene es inconfundible.
  • Ponemos una cucharada de zumo de limón en un bol, agregamos los tomates y los fresones, las dos cucharadas de aceite, un poco de sal y pimienta molida y removemos para que se impregnen bien. 


  • Colocamos 5 o 6 los espárragos en el centro de cada plato, distribuimos la vinagreta alrededor y servimos antes de que se enfríen. 


martes, 13 de febrero de 2018

CUPCAKES SAN VALENTÍN




Otro año más tenemos aquí San Valentín, aunque a día de hoy ésta fecha es casi un reclamo puramente comercial, la verdad es que siempre viene bien festejar el día con algo dulce y aunque no soy muy amante de los dulces americanos cuando vi éstos cupcakes, no pude resistirme , tanto porque eran de chocolate, y los que me conocéis bien  sabéis que el chocolate me pierde como por lo vistosos que quedan, y la verdad es que han sido todo un éxito. Unas tiernas magdalenas superesponjosas y muy ligeras, un frosting de queso crema muy delicado, y de un bonito color rosa,  que en éste caso he aromatizado con esencia de naranja, aunque en la receta original va aromatizado con esencia de arándanos rojos, y un intenso sabor a chocolate. Vamos que para los amantes del chocolate éstos cupcakes son de obligado cumplimiento. 




CUPCAKES SAN VALENTÍN


INGREDIENTES:
Para la masa

120 gr. de harina
120 gr. de mantequilla
60 gr. de cacao en polvo, yo he utilizado cacao puro Valor
2 huevos
200 gr. de azúcar
180 ml. de leche
2 cucharaditas de vinagre de  vino blanco o zumo de limón
1 cucharadita de extracto de vainilla
Media cucharadita de levadura en polvo
Media cucharadita de bicarbonato

Para el frosting

70 gr. de mantequilla sin sal
70 gr. de queso crema
140 gr. de azúcar glas o icing sugar
Colorante en gel, rojo o rosa
Esencia de naranja




PREPARACIÓN:

  • Comenzamos preparando la masa de los cupcakes; para ello lo primero que haremos será tener los ingredientes a temperatura ambiente un rato antes de comenzar con la preparación. 
  • Vamos a preparar una buttermilk casera, que aportará mucha jugosidad a los cupcakes, para ello añadimos el vinagre a la leche y dejamos reposar durante 10 minutos, pasado éste tiempo la leche parecerá que está cortada, como que tiene grumitos, ésto es señal de que está perfecta. Mientras la leche reposa seguimos con la preparación de la receta. 
  • Colocamos la paleta de mezclar en el robot de cocina, ponemos la mantequilla y el azúcar y batimos unos segundos a velocidad media, cuando la mantequilla y el azúcar  se hayan integrado un poco subimos la velocidad de la batidora al máximo y dejamos batiendo 5 minutos, hasta que adquiera una consistencia cremosa. 
  • Pasado éste tiempo añadimos los huevos de uno en uno, pero batiéndolos antes un poquito para que se integren mejor. Cuando el primer huevo esté bien incorporado, añadimos el segundo y seguimos batiendo. 
  • Agregamos la cucharadita de vainilla y mezclamos hasta obtener una mezcla cremosa y todos los ingredientes estén bien incorporados. 



  • Mezclamos los ingredientes secos, es decir la harina, el cacao, el bicarbonato y la levadura; tamizamos y añadimos a la mezcla anterior. Batimos nuevamente, pero ésta vez a velocidad baja, para que la mezcla no se nos baje y nos quede un bizcocho muy esponjoso. 
  • Incorporamos la leche, seguimos batiendo a velocidad baja hasta que todo esté bien integrado, que no queden restos de harina. 



  • Precalentamos el horno a 180º.
  • En un molde rígido de magdalenas colocamos las capsulas que vayamos a utilizar. Y las vamos rellenando, con cuidado de no llenarlas demasiado, ya que necesitamos que suban hasta el borde y crezcan de forma redondita por encima de la capsula. Cuando hayamos rellenado todas las capsulas, damos unos golpecitos contra la encimera para nivelarlas y las llevamos al horno. 



  • Pasados 20 minutos, comprobamos que están cocidos pinchando con un palillo, si sale seco ya están si no dejamos algún minuto más. Éso dependerá de cada horno.
  • Los sacamos del horno, y los dejamos reposaar en la bandeja durante 5 minutos. Pasado éste tiempo los vamos sacando, los colocamos sobre una rejilla y los dejamos enfriar completamente para poder seguir con la preparación.





  • Mientras los cupcakes se enfrían vamos a preparar el frosting. Para ello ponemos la mantequilla, que habremos tenido a temperatura ambiente, en el bol del robot de cocina y batimos con las varillas, a velocidad alta durante 5 minutos, esto hará que la mantequilla se ponga cremosa y luego el frosting no tenga tanto sabor a mantequilla. 
  • Agregamos el azúcar glass tamizada, bajamos la velocidad al mínimo y cuando la mantequilla se haya integrado un poquito con el azúcar batimos a velocidad alta durante, al menos 5 minutos más. Debemos ver que la mantequilla va absorbiendo el azúcar y nos va quedando una mezcla un tanto arenosa. 
  • Añadimos el queso crema, recién sacado de la nevera y batimos nuevamente durante 2 minutos más. Cuando veamos que el queso está completamente integrado y tenemos una mezcla cremosa, añadimos la esencia de naranja, o la que nos guste, con unas gotitas es suficiente; y una gotita de colorante, rojo o rosa como nos guste, batimos unos segundos hasta obtener el color deseado  y que sea homogéneo. Pasamos la crema a una manga pastelera y reservamos para decorar luego nuestros cupcakes. 




  • Una vez los cupcakes estén completamente fríos, con un cuchillo de sierra los recortamos justo por el borde de la cápsula. Quitamos la parte superior, la colocamos boca abajo y con un cortapastas en forma de corazón lo ponemos justo en el centro y presionamos con cuidado para recortar el bizcocho. Sacamos el cortador con cuidado para que no se nos rompa la parte superior del cupcakes.
  • Cuando hayamos terminado con todos, vamos poniendo un poquito de frosting en el centro de cada cupcake, no hay que poner demasiado para que no se salga por los bordes. 
  • Las partes superiores las espolvoreamos con un poco de azúcar glass y las volvemos a colocar encima del frosting, presionando un poquito para que la crema se amolde con la forma del corazón. 


  • A que son todo un primor?, y lo mejor es los buenísimos que están. Feliz San Valentín!!!



domingo, 11 de febrero de 2018

HUEVOS A LA FLAMENCA



Hoy rescatamos una receta de tierras andaluzas, más concretamente de la zona de Sevilla, como son los huevos a la flamenca, o huevo al plato como también se les conoce en otros lugares; por lo menos así es como los hemos llamado siempre en casa. Recuerdo cuando me los preparaba mi madre cuando había una comida que no me gustaba mucho, cosa que pasa muy a menudo cuando una es pequeña, jajaja... Es una combinación perfecta de huevos, verduras y algo de cerdo, ésta es la base de la receta, luego como dice el dicho "cada maestrillo tiene su librillo",y la podemos adaptar a nuestros gustos, o porqué no, a lo que tengamos en ése momento por la nevera. Eso si, el denominador común en todas las preparaciones es la cazuelita de barro y la cocción en el horno. 




HUEVOS A LA FLAMENCA


INGREDIENTES:

No pongo cantidades, ya que dependerá de las raciones que vayamos a preparar. 

Huevos
Jamón serrano
Chorizo
Guisantes
Cebolla
Ajo
Patatas
Tomate frito casero
Sal
Aceite de oliva, virgen extra


PREPARACIÓN:

  • Comenzamos haciendo el tomate frito casero, como tengamos por costumbre hacerlo,  en mi caso lo tengo en conserva, todo un lujo poder disponer de botes de tomate frito casero en mi despensa. Si no tenemos o no disponemos de tiempo para hacerlo, podemos utilizar comprado de bote, eso sí uno de estilo casero y a ser posible de buena marca. 
  • Cocemos los guisantes con un pelín de sal, durante 12 o 15 minutos, deben quedar hechos pero sin pasarnos. A mi particularmente la verdura me gusta al dente, no pasada. Escurrimos y reservamos. Aquí pasa igual que con el tomate, a mi me gustan los guisantes frescos de temporada, el sabor es inigualable, pero si no es temporada podemos utilizarlos congelados o de bote. 
  • Pelamos y cortamos la patata en cuadritos pequeños, la ponemos a freír en abundante aceite de oliva, nos debe quedar doradita, pero no crujiente. Reservamos sobre papel absorvente de cocina, para eliminar el exceso de grasa. Reservamos. 


  • Freímos el chorizo y apartamos. En ése mismo aceite freímos muy ligeramente los trozos de jamón sin pasarlos, ya que luego se van a terminar de hacer en el horno. Cortamos el chorizo en rodajas finas y reservamos todo. 
  • Precalentamos el horno a 180º



  • Cortamos la cebolla y el ajo en trocitos pequeños y los sofreímos a fuego medio bajo, en la misma sartén donde antes hicimos el chorizo y el jamón. 


  • Cuando la cebolla y el ajo estén doraditos, añadimos el tomate frito, dejamos cocer unos minutos. Agregamos los guisantes, parte de chorizo y del jamón (dejando un poco para ponerlo luego por encima del huevo), removemos y dejamos cocer a fuego lento, todo junto unos minutos. más. 


  • Colocamos en el fondo de cada cazuelita las patatas, encima ponemos la mezcla del tomate frito, hacemos un hueco con una cuchara en el centro y cascamos un huevo. Salamos un poco el huevo y repartimos encima los trozos de chorizo y jamón reservados anteriormente. 
  • Metemos las cazuelitas en el horno y cocinamos durante 12 o 15 minutos, hasta que veamos la clara cuajada y la yema esté blandita. 



  • Retiramos del horno y ya solo nos queda disfrutar de éste manjar con una buena barra de pan.