martes, 20 de febrero de 2018

ENSALADA TEMPLADA DE ESPÁRRAGOS Y BEICON


Los espárragos me encantan, cocinados de todos modos, solos o como parte de otras preparaciones. En ésta ocasión son el ingrediente protagonista de ésta colorida ensalada. Cuando vi la receta, no pude resistirme, una combinación muy original de ingredientes; nunca antes había utilizado las fresas en un plato salado y la verdad es que le dan un toque muy especial aportándole un punto ácido muy interesante. 




ENSALADA TEMPLADA DE ESPÁRRAGOS Y BEICON


INGREDIENTES:

24 espárragos verdes finos
12 lonchas de beicon
50 gr. de queso feta o queso fresco 
20 gr. de almendras crudas fileteadas
Medio limón
5 o 6 fresones
1 tomate raf pequeño u 8 tomates cherry
2 cucharadas de aceite de oliva, virgen extra
Pimienta molida
Sal

PREPARACIÓN:

  • Precalentamos el horno a 180º.
  • Lavamos los espárragos y limpiamos eliminando la parte más dura del tallo. Secamos con un papel de cocina. 
  • Retiramos la corteza y las ternillas de las lonchas de beicon y las cortamos por la mitad. 
  • Envolvemos una tira de beicon alrededor de cada espárrago y los colocamos en una fuente de horno forrada con papel de aluminio o vegetal. 



  • Desmenuzamos el queso por encima y esparcimos las almendras. Rociamos con unas vueltas del molinillo de pimientas y un poco de sal. 
  • Horneamos entre 12 o 15 minutos y retiramos del horno. 



  • Mientras los espárragos están en el horno vamos a preparar la vinagreta. 
  • Exprimimos el limón y colamos el zumo. 
  • Lavamos los fresones y el tomate, los secamos con papel de cocina y cortamos en daditos. La receta original lleva tomates cherry, pero a mi me encanta el tomate raf, el sabor que tiene es inconfundible.
  • Ponemos una cucharada de zumo de limón en un bol, agregamos los tomates y los fresones, las dos cucharadas de aceite, un poco de sal y pimienta molida y removemos para que se impregnen bien. 


  • Colocamos 5 o 6 los espárragos en el centro de cada plato, distribuimos la vinagreta alrededor y servimos antes de que se enfríen. 


martes, 13 de febrero de 2018

CUPCAKES SAN VALENTÍN




Otro año más tenemos aquí San Valentín, aunque a día de hoy ésta fecha es casi un reclamo puramente comercial, la verdad es que siempre viene bien festejar el día con algo dulce y aunque no soy muy amante de los dulces americanos cuando vi éstos cupcakes, no pude resistirme , tanto porque eran de chocolate, y los que me conocéis bien  sabéis que el chocolate me pierde como por lo vistosos que quedan, y la verdad es que han sido todo un éxito. Unas tiernas magdalenas superesponjosas y muy ligeras, un frosting de queso crema muy delicado, y de un bonito color rosa,  que en éste caso he aromatizado con esencia de naranja, aunque en la receta original va aromatizado con esencia de arándanos rojos, y un intenso sabor a chocolate. Vamos que para los amantes del chocolate éstos cupcakes son de obligado cumplimiento. 




CUPCAKES SAN VALENTÍN


INGREDIENTES:
Para la masa

120 gr. de harina
120 gr. de mantequilla
60 gr. de cacao en polvo, yo he utilizado cacao puro Valor
2 huevos
200 gr. de azúcar
180 ml. de leche
2 cucharaditas de vinagre de  vino blanco o zumo de limón
1 cucharadita de extracto de vainilla
Media cucharadita de levadura en polvo
Media cucharadita de bicarbonato

Para el frosting

70 gr. de mantequilla sin sal
70 gr. de queso crema
140 gr. de azúcar glas o icing sugar
Colorante en gel, rojo o rosa
Esencia de naranja




PREPARACIÓN:

  • Comenzamos preparando la masa de los cupcakes; para ello lo primero que haremos será tener los ingredientes a temperatura ambiente un rato antes de comenzar con la preparación. 
  • Vamos a preparar una buttermilk casera, que aportará mucha jugosidad a los cupcakes, para ello añadimos el vinagre a la leche y dejamos reposar durante 10 minutos, pasado éste tiempo la leche parecerá que está cortada, como que tiene grumitos, ésto es señal de que está perfecta. Mientras la leche reposa seguimos con la preparación de la receta. 
  • Colocamos la paleta de mezclar en el robot de cocina, ponemos la mantequilla y el azúcar y batimos unos segundos a velocidad media, cuando la mantequilla y el azúcar  se hayan integrado un poco subimos la velocidad de la batidora al máximo y dejamos batiendo 5 minutos, hasta que adquiera una consistencia cremosa. 
  • Pasado éste tiempo añadimos los huevos de uno en uno, pero batiéndolos antes un poquito para que se integren mejor. Cuando el primer huevo esté bien incorporado, añadimos el segundo y seguimos batiendo. 
  • Agregamos la cucharadita de vainilla y mezclamos hasta obtener una mezcla cremosa y todos los ingredientes estén bien incorporados. 



  • Mezclamos los ingredientes secos, es decir la harina, el cacao, el bicarbonato y la levadura; tamizamos y añadimos a la mezcla anterior. Batimos nuevamente, pero ésta vez a velocidad baja, para que la mezcla no se nos baje y nos quede un bizcocho muy esponjoso. 
  • Incorporamos la leche, seguimos batiendo a velocidad baja hasta que todo esté bien integrado, que no queden restos de harina. 



  • Precalentamos el horno a 180º.
  • En un molde rígido de magdalenas colocamos las capsulas que vayamos a utilizar. Y las vamos rellenando, con cuidado de no llenarlas demasiado, ya que necesitamos que suban hasta el borde y crezcan de forma redondita por encima de la capsula. Cuando hayamos rellenado todas las capsulas, damos unos golpecitos contra la encimera para nivelarlas y las llevamos al horno. 



  • Pasados 20 minutos, comprobamos que están cocidos pinchando con un palillo, si sale seco ya están si no dejamos algún minuto más. Éso dependerá de cada horno.
  • Los sacamos del horno, y los dejamos reposaar en la bandeja durante 5 minutos. Pasado éste tiempo los vamos sacando, los colocamos sobre una rejilla y los dejamos enfriar completamente para poder seguir con la preparación.





  • Mientras los cupcakes se enfrían vamos a preparar el frosting. Para ello ponemos la mantequilla, que habremos tenido a temperatura ambiente, en el bol del robot de cocina y batimos con las varillas, a velocidad alta durante 5 minutos, esto hará que la mantequilla se ponga cremosa y luego el frosting no tenga tanto sabor a mantequilla. 
  • Agregamos el azúcar glass tamizada, bajamos la velocidad al mínimo y cuando la mantequilla se haya integrado un poquito con el azúcar batimos a velocidad alta durante, al menos 5 minutos más. Debemos ver que la mantequilla va absorbiendo el azúcar y nos va quedando una mezcla un tanto arenosa. 
  • Añadimos el queso crema, recién sacado de la nevera y batimos nuevamente durante 2 minutos más. Cuando veamos que el queso está completamente integrado y tenemos una mezcla cremosa, añadimos la esencia de naranja, o la que nos guste, con unas gotitas es suficiente; y una gotita de colorante, rojo o rosa como nos guste, batimos unos segundos hasta obtener el color deseado  y que sea homogéneo. Pasamos la crema a una manga pastelera y reservamos para decorar luego nuestros cupcakes. 




  • Una vez los cupcakes estén completamente fríos, con un cuchillo de sierra los recortamos justo por el borde de la cápsula. Quitamos la parte superior, la colocamos boca abajo y con un cortapastas en forma de corazón lo ponemos justo en el centro y presionamos con cuidado para recortar el bizcocho. Sacamos el cortador con cuidado para que no se nos rompa la parte superior del cupcakes.
  • Cuando hayamos terminado con todos, vamos poniendo un poquito de frosting en el centro de cada cupcake, no hay que poner demasiado para que no se salga por los bordes. 
  • Las partes superiores las espolvoreamos con un poco de azúcar glass y las volvemos a colocar encima del frosting, presionando un poquito para que la crema se amolde con la forma del corazón. 


  • A que son todo un primor?, y lo mejor es los buenísimos que están. Feliz San Valentín!!!



domingo, 11 de febrero de 2018

HUEVOS A LA FLAMENCA



Hoy rescatamos una receta de tierras andaluzas, más concretamente de la zona de Sevilla, como son los huevos a la flamenca, o huevo al plato como también se les conoce en otros lugares; por lo menos así es como los hemos llamado siempre en casa. Recuerdo cuando me los preparaba mi madre cuando había una comida que no me gustaba mucho, cosa que pasa muy a menudo cuando una es pequeña, jajaja... Es una combinación perfecta de huevos, verduras y algo de cerdo, ésta es la base de la receta, luego como dice el dicho "cada maestrillo tiene su librillo",y la podemos adaptar a nuestros gustos, o porqué no, a lo que tengamos en ése momento por la nevera. Eso si, el denominador común en todas las preparaciones es la cazuelita de barro y la cocción en el horno. 




HUEVOS A LA FLAMENCA


INGREDIENTES:

No pongo cantidades, ya que dependerá de las raciones que vayamos a preparar. 

Huevos
Jamón serrano
Chorizo
Guisantes
Cebolla
Ajo
Patatas
Tomate frito casero
Sal
Aceite de oliva, virgen extra


PREPARACIÓN:

  • Comenzamos haciendo el tomate frito casero, como tengamos por costumbre hacerlo,  en mi caso lo tengo en conserva, todo un lujo poder disponer de botes de tomate frito casero en mi despensa. Si no tenemos o no disponemos de tiempo para hacerlo, podemos utilizar comprado de bote, eso sí uno de estilo casero y a ser posible de buena marca. 
  • Cocemos los guisantes con un pelín de sal, durante 12 o 15 minutos, deben quedar hechos pero sin pasarnos. A mi particularmente la verdura me gusta al dente, no pasada. Escurrimos y reservamos. Aquí pasa igual que con el tomate, a mi me gustan los guisantes frescos de temporada, el sabor es inigualable, pero si no es temporada podemos utilizarlos congelados o de bote. 
  • Pelamos y cortamos la patata en cuadritos pequeños, la ponemos a freír en abundante aceite de oliva, nos debe quedar doradita, pero no crujiente. Reservamos sobre papel absorvente de cocina, para eliminar el exceso de grasa. Reservamos. 


  • Freímos el chorizo y apartamos. En ése mismo aceite freímos muy ligeramente los trozos de jamón sin pasarlos, ya que luego se van a terminar de hacer en el horno. Cortamos el chorizo en rodajas finas y reservamos todo. 
  • Precalentamos el horno a 180º



  • Cortamos la cebolla y el ajo en trocitos pequeños y los sofreímos a fuego medio bajo, en la misma sartén donde antes hicimos el chorizo y el jamón. 


  • Cuando la cebolla y el ajo estén doraditos, añadimos el tomate frito, dejamos cocer unos minutos. Agregamos los guisantes, parte de chorizo y del jamón (dejando un poco para ponerlo luego por encima del huevo), removemos y dejamos cocer a fuego lento, todo junto unos minutos. más. 


  • Colocamos en el fondo de cada cazuelita las patatas, encima ponemos la mezcla del tomate frito, hacemos un hueco con una cuchara en el centro y cascamos un huevo. Salamos un poco el huevo y repartimos encima los trozos de chorizo y jamón reservados anteriormente. 
  • Metemos las cazuelitas en el horno y cocinamos durante 12 o 15 minutos, hasta que veamos la clara cuajada y la yema esté blandita. 



  • Retiramos del horno y ya solo nos queda disfrutar de éste manjar con una buena barra de pan. 




miércoles, 7 de febrero de 2018

SARDINAS AL HORNO


Hoy una receta de pescado tan buena y saludable como son las sardinas. Aunque la  mejor época para disfrutarlas es en verano, tan típicas en las fiestas de San Juan; las podemos encontrar en el mercado durante todo el año y como son tan beneficiosas para la salud, no debemos  desaprovechar la oportunidad y comerlas bien a menudo. Al hacerlas en casa a la plancha, tienen un único inconveniente, y es que se nos llena la casa de un olor muy persistente; cosa que evitamos si las cocinamos en el horno, además de que están buenísimas. Otra forma muy tradicional de hacerlas es en escabeche, sardinas en escabeche




SARDINAS AL HORNO


INGREDIENTES:

10 sardinas
1 diente de ajo
Perejil
Pimienta recién molida
Sal gorda
2 limones
Aceite de oliva, virgen extra

PREPARACIÓN:

  • Precalentamos el horno a 200º
  • Limpiamos bien las sardinas quitándoles escamas y tripa. Secamos con papel de cocina y reservamos. 



  • Picamos el diente de ajo, añadimos el perejil y un chorreoncito de aceite. Reservamos. 



  • Untamos con aceite una fuente de horno y espolvoreamos un poco de sal gorda en el fondo, con ésto evitamos que las sardinas se peguen. Pero cuidado, no poner mucha sal, para que no queden saladas. 




  • Colocamos las sardinas, rociamos con el zumo de un limón, damos un par de vueltas al molinillo de pimientas y con una cuchara vamos poniendo la picada, que habíamos reservado, por encima de las sardinas.




  • Espolvoreamos las sardinas con un pelín de sal gorda, colocamos unas rodajas de limón entre ellas y llevamos al horno durante 15 o 20 minutos, dependiendo del tamaño que éstas tengan. 
  • Y listas para disfrutarlas!!!



    miércoles, 31 de enero de 2018

    HORNAZO O "MONA DE PASCUA SALADA"



    Ya tenemos aquí a la vuelta de la esquina el Carnaval y con el la Cuaresma, y aquí en mi tierra el inicio lo marca "Jueves lardero", una fiesta popular con muchísimos años de antigüedad, donde grandes y pequeños disfrutan de un bollo al que aquí en Albacete denominamos "mona", de ahí que en muchos sitios a éste día se le llame "el día de la mona". Las hay dulces y saladas, y lo que todas tienen en común es el huevo cocido en el centro. Aunque desde hace varios años, las dulces también se suelen hacer con huevo Kinder, y esto si que es lo máximo para los más pequeños de la casa. En ésta ocasión me he decantado por hacer la "mona salada", un verdadero lujo, ha sido todo un éxito en casa. La he cubierto de chorizo, gueña (un embutido típico de la sierra de Alcaraz), pimiento rojo y el huevo, por supuesto. Pero podemos ponerle lo que más nos guste, pimiento verde, sardinas saladas, panceta, etc...




    Aquí tenéis la versión dulce Mona de Pascua dulce






    HORNAZO





    INGREDIENTES:
    Para la masa:

    500 gr. de harina de trigo
    10 gr. de sal
    35 ml. de aceite de oliva virgen extra
    300 ml. de agua fría
    4 gr. de levadura seca de panadero o 10 de levadura fresca

    Para poner encima:

    Chorizo y gueña
    Pimiento rojo
    Huevo cocido
    Sal gorda

    PREPARACIÓN:

    • Ponemos el gancho de amasar en el robot de cocina, en el bol colocamos la harina, la sal y el aceite y empezamos a amasar a baja velocidad y vamos añadiendo poco a poco el agua hasta que la harina la haya absorbido por completo. Incrementamos una velocidad más y continuamos amasando, en éste momento agregamos la levadura y seguimos hasta que la masa esté lisa y se despegue de las paredes del bol, unos 9 o 10 minutos. También podemos pasar la masa a la encimera, una vez que haya absorbido el agua y amasar a mano unos 10 0 12 minutos, que es lo que he hecho yo, me encanta amasar a mano. Cuando la masa esté lista hacemos una bola. 



    • Pintamos levemente un bol con un poco de aceite, colocamos la bola de masa en él y tapamos con un paño de cocina, o como hago yo con un gorro de ducha de plástico que tengo para éste fin, levar las masas ya que así no entra aire alguno. Dejamos reposar en un lugar cálido una hora y media mínimo, hasta que la masa haya doblado el volumen. El tiempo también dependerá de lo caldeada que esté la estancia donde tengamos la masa. 
    • Pasado el tiempo de reposo, sacamos la masa del bol, con una rasqueta para no desgarrarla, la dividimos en dos porciones iguales, en éste caso fueron de 400 gr. cada una; formamos una barra sin punta con cada porción, cubrimos con un paño y dejamos levar nuevamente durante 90 minutos. 




    • Mientras ponemos un pelín de aceite en una sartén y pasamos los chorizos y las gueñas por ella, sofriéndolos a fuego lento hasta que estén hechos. De ésta manera, soltarán parte de la grasa, con la que luego pintaremos el hornazo. Reservamos. 
    • Ponemos los huevos en un cazo, añadimos un pelín de sal y llevamos al fuego, cuando el agua rompa a hervir mantenemos 4 minutos. Apartamos del fuego, sacamos del cazo y reservamos. 
    • Lavamos el pimiento y cortamos en tiras gruesas. Reservamos. 
    • Pasado el tiempo de reposo colocamos cada barra de masa encima de un papel de horno, aplastamos con las manos de manera irregular, colocamos encima de cada masa, el chorizo, la gueña, un huevo y unas tiras de pimiento; volvemos a tapar con un paño y dejamos levar nuevamente durante otros 90 minutos. 



    • Precalentamos el horno a 220º. Pasado el tiempo de reposo, pintamos los hornazos con la grasa de freír la gueña y el chorizo, si nos falta podemos hacerlo con aceite de oliva. Espolvoreamos ligeramente con sal gorda y horneamos durante 20 minutos aproximadamente, hasta que la veamos dorada. 


    • Sacamos del horno y dejamos enfriar. Podemos comerla tanto fría como templada, de las dos formas está buenísima. 





    sábado, 27 de enero de 2018

    PATATAS BRAVAS



    Llega el fin de semana y como que nos apetece ir de tapas, en ésta ocasión lo vamos a hacer en casa, de la mano de una tapa de origen madrileño  tan típica en nuestro país como son las patatas bravas. Una receta con mil y una versiones, muy fácil de preparar y que gusta a todos. Lo importante es escoger una buena patata, un buen pimentón y darle el punto de picante que más se ajuste a nuestros gustos, en casa nos gustan picantitas por eso utilizo mezcla de pimentón dulce y picante. Acompañadas de una cervecita bien fría, no hay quien se resista, vamos que son un visto y no visto en la mesa. 




    PATATAS BRAVAS


    INGREDIENTES:

    3 o 4 patatas grandes
    Aceite de oliva, virgen extra
    90 gr. de cebolla
    1 diente de ajo
    2 cucharadas de harina
    1 cucharadita de pimentón dulce
    1 cucharadita de pimentón picante
    300 gr. de agua
    Media pastilla de caldo de ave o carne
    Sal


    PREPARACIÓN:

    • Lo primero que vamos a hacer es preparar la salsa. Para ello picamos la cebolla y el ajo muy menuditos. Ponemos 4 o 5 cucharadas de aceite en una sarten y los pochamos a fuego medio hasta que estén transparentes. 
    • Apartamos la sarten del fuego agregamos las dos cucharaditas de pimentón y removemos bien. Si nos gusta mucho el picante podemos poner las dos cucharadas de pimentón picante. 



    • Agregamos la harina y sofreímos un minuto, a fuego bajo, sin parar de remover. 
    • Incorporamos el agua y la media pastilla de caldo y ponemos a cocer sin parar de remover hasta que la salsa espese.




    • La ponemos en el vaso de la batidora y trituramos. Para que nos quede la salsa más fina la pasamos por el chino y reservamos. Si vemos que nos ha quedado muy líquida podemos ponerla a fuego medio unos minutos hasta que nos quede la textura deseada.


    • Ahora vamos con las patatas. Pelamos las patatas y las cortamos en trozos irregulares, de bocado. 
    • Ponemos al fuego una cacerola con aceite suficiente para cubrir las patatas; calentamos pero no excesivamente, echamos las patatas y las vamos confitando hasta que estén cocidas por dentro, entonces subimos el fuego y freímos a fuego fuerte hasta que estén doradas. De ésta manera nos quedaran unas patatas blanditas por dentro, pero crujientes por fuera. 
    • Sacamos a un plato con un papel de cocina y salamos ligeramente. 
    • Calentamos la salsa, pasamos las patatas a la fuente o recipiente donde las vayamos a servir, echamos unas cucharadas de salsa por encima y servimos el resto de la salsa en una salsera aparte para que quien quiera pueda servirse más; a mi particularmente no me gusta que las patatas estén encharcadas de salsa.


    martes, 23 de enero de 2018

    BIZCOCHO CON CREMA DE CACAO CASERA




    Bueno como ya hace algunos días que dejamos atrás los excesos navideños, pues como que ya va apeteciendo algo dulce. Y quién se puede resistir a un delicioso bizcocho, que además lo vamos a rellenar y decorar con una fantástica crema de cacao y avellanas casera. Yo ya os aseguro que no me puedo resistir, la bollería casera me encanta, y los que me conocéis sabéis que el chocolate me pierde, por eso ésta crema de chocolate y avellanas es una perdición, eso sí, sana; nada de grasa de palma, ni ningún conservante ni aditivo; una forma segura de darle a nuestros hijos la tan deseada "nocilla o nutella", pero sabiendo que comen sano y natural. Se conserva en la nevera hasta dos semanas, y congela estupendamente bien, por eso como con las medidas de la receta sale bastante cantidad, podemos envasarla en varios botes y bien congelarla o guardarla en la nevera, según nuestras necesidades. Podéis utilizar el tipo de bizcocho que más os guste, yo prefiero hacer éste sencillo, sin ninguna historia, para poder apreciar mejor el fantástico sabor de la crema. 


    BIZCOCHO CON CREMA DE CACAO CASERA


    INGREDIENTES:
    Crema de cacao:

    100 gr. de avellanas peladas y tostadas
    150 gr. de azúcar
    100 gr. de chocolate fondant
    100 gr. de chocolate con leche
    100 gr. de chocolate blanco
    200 gr. de leche entera
    150 gr. de aceite de girasol

    Bizcocho:
    4 huevos L
    180 gr. de azúcar
    125 gr. de aceite de oliva suave
    200 gr. de harina de reposteria
    Medio sobre de levadura
    1 cucharadita de aroma de vainilla
    Una pizca de sal

    PREPARACIÓN:

    • Lo primero que haremos será preparar la crema de cacao. Para ello trituramos las avellanas, con el accesorio picador hasta que estén molidas. Reservamos. 
    • Troceamos los chocolates. Reservamos.  




    • En un cazo ponemos la leche, el aceite de girasol y el azúcar, removemos,  calentamos a fuego bajo, removiendo para que se disuelva el azúcar y no se pegue. 





    • Cuando la mezcla esté caliente, añadimos el chocolate y las avellanas y mantenemos a fuego bajo removiendo con las varillas siete u ocho minutos, hasta que todo esté completamente disuelto y tengamos una mezcla homogénea. 




    • Retiramos del fuego y colocamos en un bol de cristal hasta que enfríe. Reservamos.


    • Ahora vamos a preparar el bizcocho. Para ello separamos las claras de las yemas y colocamos éstas últimas en el bol, de nuestro robot de cocina, junto con 100 gr. de azúcar, colocamos las varillas y montamos varios minutos hasta obtener una mezcla cremosa y blanquecina que haya doblado el volumen de la mezcla inicial. 
    • Añadimos la cucharadita de vainilla y el aceite, quitamos las varillas y colocamos la pala de mezclar y mezclamos hasta que todos los ingredientes estén bien integrados. 
    • Precalentamos el horno a 180º.


    • Tamizamos la harina con la levadura, la añadimos a la preparación anterior y mezclamos hasta que se integre por completo. Reservamos.
    • Limpiamos el bol, ponemos las varillas y montamos las claras con una pizca de sal, cuando estén casi montadas añadimos el resto del  azúcar y seguimos batiendo hasta obtener un merengue firme y que haga picos. 
    • Con la ayuda de una espátula, vamos añadiendo las claras montadas a la preparación anterior, en varias tandas y con movimientos envolventes, para evitar que nos baje la mezcla. 


    • Colocamos la mitad de la mezcla, en un molde con un papel de hornear en el fondo. 
    • Ahora vamos cogiendo cucharadas de la crema de cacao, que ya estará fría, y las vamos poniendo encima de la masa de bizcocho, por todo el molde. 
    • Después colocamos el resto de la masa encima de la crema. 



    • Damos unos golpes al molde contra la encimera, para quitar posibles burbujas de aire. 
    • Horneamos a 180º, durante 45 o 50 minutos, eso como siempre digo, depende de cada horno.  Comprobamos que esta hecho, pinchando con una aguja, si sale limpia ya está, si no mantenemos unos minutos más. Sacamos del horno, esperamos cinco minutos, para no quemarnos, desmoldamos con cuidado y dejamos enfriar sobre una rejilla.


    • Cuando el bizcocho esté completamente frío, lo pasamos a la bandeja donde lo vayamos a servir. 


    • En un decopen, o una manga pastelera con una boquilla fina y lisa, colocamos un poco de crema de cacao y vamos haciendo hilos de chocolate, o lo que nos guste,  por encima del bizcocho.